Blog de aprendizaje

Innovación, disciplina y mejora continua

"Hazlo lo mejor que puedas hasta que sepas más. Cuando sepas más, hazlo mejor." Maya Angelou, novelista, activista, artista y directora estadounidense.

mejora continua PDCA
40

Según el chef y creativo Ferrá Adriá, “calidad, buena gestión y actitud innovadora” son algunas de las claves del éxito de prácticamente cualquier proyecto que se acometa. La “chispa de la innovación”, por tanto, es tan importante como el trabajo constante, la preocupación por el detalle, la disciplina y el foco en el cliente. En este sentido, la relación de la innovación con las metodologías de mejora continua es estrecha. Específicamente en los sistemas Lean, la creatividad juega un rol crucial en la resolución de problemas complejos. Mientras que el análisis y la lógica son componentes esenciales para entender en profundidad una situación o problema, la creatividad es el motor que ayuda a idear soluciones innovadoras y efectivas, a hacerles seguimiento y medir su impacto, de manera estructurada y rigurosa (lo cual no significa inflexibilidad).

Creando un entorno seguro para la experimentación

La creatividad florece en aquellos entornos en los que se permite la experimentación y se entiende el fracaso como una oportunidad de reflexión y aprendizaje. En lugar de penalizar los errores, se anima a los equipos a ver cada intento como una oportunidad de generar ideas de mejora con las cuales hacer más eficientes sus procesos, ahorrar tiempo o, en definitiva, mejorar como grupo. Este enfoque reduce el miedo a fallar, animando a los individuos a probar nuevas ideas sin la presión de que todo salga bien desde el principio, y a tener una actitud de humildad y de reflexión sobre cómo se están haciendo las cosas.

Un método efectivo para generar ideas creativas o de mejora de los procesos de un equipo son las sesiones de brainstorming o lluvia de idea, de modo que cada miembro del equipo tenga la oportunidad de contribuir a proponer un estado mejor que la situación presente, o bien soluciones al problema identificado. Utilizando técnicas como el brainstorming o el método SCAMPER (Sustituir, Combinar, Adaptar, Modificar, Poner en otros usos, Eliminar, Reordenar), los equipos pueden explorar una amplia gama de posibilidades desde diferentes perspectivas, enriqueciendo su punto de vista sobre lo que está ocurriendo o lo que se quiere lograr. En este sentido, la diversidad de pensamiento en clave, así como entender el funcionamiento de la dinámica propuesta (no juzgar, respetar, generar volumen de ideas…) y ser disciplinados en la ejecución del posible plan de acción resultante.

Además de los consabidos brainstorming o brainwriting, son muchas las herramientas y técnicas que pueden ser utilizadas para estimular la creatividad en el contexto de Lean. Por ejemplo, el uso de mapas mentales para visualizar problemas, relaciones o procesos de forma estructurada, o bien técnicas de pensamiento de diseño para abordar la situación desde un punto de vista centrado en el usuario. Estas herramientas ayudan a los equipos a romper con los patrones de pensamiento tradicionales y a explorar soluciones desde el punto de vista del problema o reto que tiene el cliente.

Espacios de trabajo que inspiran la creatividad

La organización de los entornos físicos y virtuales también juegan un papel importante en los procesos creativos. El orden de los mismos a través de herramientas como las 5S de Lean, y su mantenimiento en el tiempo a través del Kamishibai, garantiza que los integrantes del equipo acceden de forma eficiente y ordenada a los recursos de trabajo que se necesitan en cada ocasión. Aunque se puede asimilar que los procesos creativos conllevan cierto “desorden y caos”, lo cierto es que saber dónde están los recursos que se necesitan, de cuántos se dispone y qué puede hacer falta es importante para llegar a soluciones innovadoras y factibles

Por tanto, fomentar la creatividad en la resolución de problemas complejos dentro del marco de Lean no es solo cuestión de generar ideas, sino de crear un ecosistema donde dichas ideas de mejora puedan surgir, desarrollarse y ser implementadas eficazmente. Al combinar un entorno seguro para la experimentación con sesiones de generación de ideas estructuradas y que fomenten la diversidad de pensamiento en entornos organizados, los equipos pueden elevar su capacidad para abordar desafíos complejos de manera innovadora y efectiva.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.