Blog de aprendizaje

El método científico y el Design Thinking

"El diseño no solo es una profesión; es una actitud". László Moholy-Nagy, artista y profesor de la Bauhaus.

Design Thinking
34

El método científico y el Design Thinking son dos aproximaciones al conocimiento y la solución de problemas que surgieron en contextos históricos diferentes y con propósitos muy distintos. Ambos reflejan las necesidades y el entendimiento de su época respecto a cómo abordar cuestiones complejas, ya sea en el ámbito de la ciencia o en el diseño y la innovación.

El método científico como medio de análisis de la naturaleza

El método científico, tal como lo conocemos hoy, comenzó a tomar forma durante el Renacimiento, un período de profunda transformación cultural, artística y científica que tuvo lugar en Europa entre los siglos XIV y XVII. Este fue un tiempo de revalorización de los saberes de la antigüedad clásica, pero también de cuestionamiento de muchas de las ideas previamente aceptadas. Figuras como Galileo Galilei, René Descartes y Sir Francis Bacon fueron fundamentales en la consolidación del método científico. Galileo, a través de sus experimentos, demostró la importancia de la observación empírica. Descartes introdujo el escepticismo metódico como una forma de dudar de todo aquello que no pudiera ser probado de manera racional. Bacon, por su parte, enfatizó la importancia del experimento y la inducción como herramientas para el avance del conocimiento. Este enfoque sistemático y basado en la evidencia para entender el mundo natural marcó el nacimiento de la ciencia moderna, y sentó las bases metodológicas para el desarrollo tecnológico y el progreso científico que caracterizarían los siglos siguientes.

El Design Thiniking, poniendo la persona en el centro

Por su parte, el Design Thinking nace a mediados del siglo XX, cuando el diseño comenzó a ser entendido no solo como una cuestión de estética o de funcionalidad de productos, sino como una manera integral de pensar y resolver problemas complejos. Aunque sus raíces pueden rastrearse en la Bauhaus en Alemania por su búsqueda de la integración entre el arte, la artesanía y la tecnología, el concepto de Design Thinking como tal comenzó a formularse en los años 60 y 70 en los Estados Unidos. Instituciones como la Stanford Design School (d.school) y empresas de diseño e innovación como IDEO, fueron cruciales en el desarrollo y popularización del Design Thinking. De forma muy resumida, este enfoque se centra en la empatía con el usuario, la definición del problema, la ideación, el prototipado rápido y el testing iterativo. Su aplicabilidad transciende el diseño tradicional, abordando problemas en negocios, educación, salud y otros, de cara a promover soluciones innovadoras centradas en la persona.

https://dothinklab.com/que-es-el-design-thinking/
Imagen de https://dothinklab.com/que-es-el-design-thinking/

Diferencias y semejanzas entre el método científico y el Design Thinking

El Design Thinking y el método científico comparten el enfoque iterativo, aunque cada uno se aplica en situaciones distintas. En el caso del Design Thinking, este proceso iterativo se despliega a través de la definición del problema, la generación de ideas, el desarrollo de prototipos y la realización de pruebas involucrando al usuario. Este enfoque flexible y no lineal permite a los diseñadores volver a etapas anteriores con nuevos conocimientos, refinando continuamente sus soluciones hasta que se resuelve el problema identificado. De manera similar, el método científico se caracteriza por la iteración, comenzando con la formulación de una hipótesis seguida por experimentación. Los resultados obtenidos pueden desafiar las suposiciones iniciales, llevando a una nueva ronda de hipótesis y experimentación, en un proceso de constante ajuste del conocimiento.

La observación y el análisis de datos también juegan un papel crucial tanto en el Design Thinking como en el método científico. En el Design Thinking, comprender al usuario mediante la observación y el análisis de sus necesidades y comportamientos es esencial para identificar correctamente el problema y desarrollar soluciones efectivas; para ello se usan herramientas como los arquetipos de usuario, los “persona” o los mapas de empatía. En el ámbito científico, observar fenómenos y analizar los datos recogidos a través de la experimentación son pasos imprescindibles para validar o refutar hipótesis, constituyendo la base sobre la cual se construye el conocimiento. Se podría por tanto decir que la gran diferencia está en el grado de implicación de la persona o colectivo que sufre o tiene el problema. De este modo, aunque el Design Thinking se centra en una comprensión profunda y empática de los usuarios, empleando evidencias recogidas durante la fase de investigación y pruebas de prototipos con ellos para llegar a “la solución óptima” de entre todas las posibles.

Mientras el método científico surgió como una manera de entender el mundo natural a través de la observación, la experimentación y la lógica, consolidándose en un período de intensa curiosidad intelectual y exploración del mundo físico, el Design Thinking emergió en un contexto de rápidos cambios tecnológicos y sociales, respondiendo a la necesidad de abordar problemas complejos con soluciones innovadoras y centradas en la persona.

Tanto el Design Thinking como el método científico son metodologías muy útiles para la resolución de problemas, aunque se apliquen en contextos distintos. El Design Thinking aborda problemas relacionados con el diseño, la innovación y el desarrollo de productos o servicios, buscando soluciones que sean no solo funcionales sino también deseables para el usuario, y factibles tanto técnica como económicamente. Por su lado, el método científico se aplica sobre todo (aunque no únicamente) para explorar preguntas sobre el mundo y los fenómenos naturales, con el objetivo de ampliar nuestro entendimiento del universo. En cualquier caso, a pesar de sus diferencias, ambos enfoques comparten la búsqueda de soluciones y respuestas a través de un proceso riguroso, basado en la observación y reflexión sobre lo que acontece.

Para saber más: 
Design Thinking – Dothink Lab

También podría gustarte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.